"Quien  no colecciona algo es un ser incompleto"

LA FILATELIA

  • COLECCIONAR. Forma de Colección.

  • COLECCIÓN. Conjunto de cosas de una misma clase.

  • COLECCIONISMO. Afición a coleccionar con una técnica de orden.

  • AFICION. Amor por el coleccionismo.

  • FILATELIA. Arte que trata del conocimiento y coleccionismo de los sellos de correo.

  • ELEMENTOS QUE HACEN UNA COLECCIÓN FILATÉLICA
Sellos
Hojas filatelicas
Sobres
Cancelaciones
Variedades
Marcas postales

  • FILATELIA TEMATICA. Todos los sellos deben servir al mismo tema y ayudar al desarrollo del plan elegido.

  • ELEMENTOS DE UNA COLECCION TEMATICA.
Plan
Amplitud
Desarrollo del tema
Conocimientos filatélicos
Estado y Rareza
Presentación

  • ELEMENTOS CARACTERISTICOS DE UNA COLECCION TEMATICA.
Contar una idea
Revivir una historia
Explicar una ciencia
Plantear una tesis

  • PLANEAR UNA TEMATICA
Búsqueda de datos
Soporte cultural
Trabajo creativo
Confección de un desarrollo coherente

  • EL PLAN DE UNA COLECCION TEMATICA
Define la estructura mediante capítulos con
subdivisones.
No es un listado.
Debe ser correcto, lógico y equilibrado

  • DESARROLLLO DE UNA COLECCI[ON TEMATICA
Realización creativa del tema con los elementos
postales o filatélicos.
Estudio del tema
Estudio de los sellos o elementos filatélicos











ASI ES EL MUNDO DE LA FILATELIA

“El  que cultiva su campo, no piensa hacer mal a nadie”
CICERÓN

Por: Juan Carlos Santacruz M.

Si le preguntáramos a un coleccionista de sellos el por qué de su afición, seguramente no sabrá responder, y queriendo hacerlo pronunciará algunas frases laudatorias legítimamente entusiastas de un coleccionista. La culpa del laconismo no será del amigo coleccionista, al cual se le pide que en pocas palabras explique el maravilloso encanto de un pasatiempo de aceptación universal.

La importancia de la filatelia, desde el punto de vista cultural, rebasa los límites de los propios programas educativos, prevaleciendo en el pasatiempo las más notables características de la naturaleza humana como la afición  a los cuadros y a los colores; el espíritu de romance y la afición hacia los recuerdos del pasado; el encanto del arte y la belleza; el ansia de algo nuevo; el instinto de pesquisa; la aspiración de mayores conocimientos y el afán de investigación acoplado al incentivo de una posible ganancia.

LOS SECRETOS DE UNA ESTAMPILLA

En un sello de correo, observado como un cuadro, podremos apreciar en seguida un verdadero museo mundial: Fauna y flora; panoramas y edificios; las razas, sus costumbres y religiones; personajes famosos; antiguos monumentos y reliquias; los grandes acontecimientos de la historia; las maravillas de la ingeniería; los múltiples medios de transporte; la mitología y las fábulas; los símbolos heráldicos y alegóricos. Y podríamos continuar la lista interminable de temas que viajan por el mundo entero, tratados en miniatura, dentro de una pequeña obra de arte llamada estampilla.

Los sellos provienen de todos los rincones del mundo y además de divulgar las costumbres y cultura del más recóndita de las naciones del planeta, traen consigo las últimas noticias mundiales, como las aventuras de los grandes exploradores, los enfrentamientos mundiales, las nuevas condiciones geopolíticas, los cambios económicos, los grandes descubrimientos, los procesos políticos o las campañas mundiales originadas en los organismos internacionales.

Los dibujos impresos en las estampillas nos revelan la fundación o la caída de los pueblos, los progresos y adelantos, como también la muerte de grandes personajes, las nuevas conquistas, las pérdidas de una guerra o los logros de la paz.

Así de pequeñas y así de extensas. Esas son las estampillas. Con esa magia de la miniatura que se prodiga para decir tanto en tan poco. Varios minutos extasían a un coleccionista frente a una nueva adquisición. Se siente el infinito placer de lo nuevo.

INDAGACION Y PESQUISA

La belleza reunida en esos pequeños trozos de papel produce tal pasión a sus cultores, que en poco tiempo pasan de introducirse en una rama del esparcimiento ilustrado  al entretenimiento erudito, a la diversión docta que gana victoriosa la lucha contra el ocio. Es una patina de pinceladas culturales que se van adueñando de la idiosincrasia del coleccinista hasta convertirlo en un filatelista.

Porque la afición no es simplemente un amontamiento de sellos, sino que se desarrolla tras él un instinto de investigación y de pesquisa y aún de especilización casi científica detrás de la pequeña viñeta de papel.

Pasa el filatelista por las indagaciones primarias que responden a sus inquietudes sobre la fabricación de los sellos, los cambios de colores, las filigranas, el dentado hasta llegar a profundizar seriamente en el contextro histórico de una emisión postal, sus consecuencias, el número de sellos impresos, la rareza de los ejemplares o simplemente la reconstrucción total de la historia de una estampilla específica, detalle por detalle.

Y es un proceso de aprendizaje en el que son imprescindibles las primeras lecciones para luego adentrarse en el estudio profundo, en la admiración y en el gratísimo placer de encontrarse con lo anhelado. Sin embargo no es una marcha atlética en la que se alcanzan marcas, y aunque hay emulación frente a los colegas coleccionistas, es simplemente un paseo en el que la ilustración y la cultura se sirven a cucharadas intermitentes y no en vasos llenos a rebosar.

Sabe cada filatelista, cuando emprende el camino de la investigación que entra a hacer parte de una aventura sin límites que lo llevará muy lejos, que le llenará de satisfacciones personales, que consumirá sus espacios libres, que le traerá amistades gratas que piensan y obran en su mismo terreno y que les hará partícipes de un incomparable sosiego espiritual.