• La Copa del Mundo de 1930 se alojó en una sola ciudad, Montevideo, con sus 3 estadios (Centenario, Pocitos y Parque Central). El torneo en España en 1982, con 24 equipos, se jugó en 14 ciudades y utilizó 17 estadios (dos en Barcelona, Madrid y Sevilla) para jugar los 52 partidos.
  • El primer gol en los Mundiales fue marcado por Laurent de Francia en 1930, cuatro años más tarde el italiano Schiavo marcaría el gol Nº 100. En 1958 el escocés Collins convirtió el gol Nº 500, mientras que Rensenbrink de Holanda hizo el gol Nº 1000 en 1978, el argentino Caniggia marcó en 1994 el gol Nº 1500.
  • Todavía exite una diferencia de opinión en un punto estadístico de interés: mientras la FIFA y varias otras fuentes le dan el honor de haber sido el primero en anotar tres goles en un partido de Campeonato Mundial al norteamericano Bertram Patenaude (el 17 de julio de 1930, contra Paraguay), otros dicen que fue Guillermo Stabile de Argentina el primero en lograrlo, dos días después contra Mexico.
  • Un record que probablemente no será alcanzado nunca son los 185.000 hinchas que concurrieron al estadio Maracana en Río el 16 julio de 1950 (fuentes extraoficiales dicen que eran más de 200.000 personas). Con el tanteador 1 a 1, Ghiggia rompió los corazones de los locales anotando el gol ganador para Uruguay once minutos antes de la finalización del encuentro. Junto con 1958, fue un Mundial en el que el equipo anfitrión alcanzó la final y no ganó el título.
  • Un record único es sostenido por el arquero de México Antonio Carbajal en términos de Mundiales jugados. Él representó a su país cinco veces entre 1950 y 1966. Nueve jugadores lo han hecho cuatro veces, incluso Diego Maradona y Lothar Matthaus.
  • El 26 de junio de 1954, el partido de cuartos de final en Lausanne produjo más goles que cualquier otro partido en los Mundiales, Austria derrotó a Suiza 7 a 5, a pesar estar 3 a 0 los suizos adelante en el primer tiempo.
  • En España 1982, a los 17 años y 42 días, el delantero norirlandes Norman Whiteside hizo su debut en la Copa Mundial en el encuentro contra Yugoslavia en Zaragoza, y sigue siendo el jugador más joven en jugar un Mundial. En el otro extremo, cuando la leyenda de Camerún, Roger Milla jugó contra Rusia en la Copa de 1994, tenía 42 años y 39 días de edad.
  • ¿Quién es el goleador más joven de la historia? Pelé, tenía sólo 17 años y 239 días cuando anotó contra Gales en Suecia 1958.
  • Mario Zagallo fue el primer hombre en ganar una Copa del Mundo como jugador y otra como director técnico, con Brasil, en 1958 y 1970 respectivamente. Franz Beckenbauer lo igualó al ganar con Alemania en 1974 como jugador y en 1990 como DT.
  • 1970 fue el primer año en usarse las tarjetas amarillas y rojas. El primer jugador en ser expulsado con una tarjeta roja fue Carlos Caszely de Chile en 1974. Esto sucedía 34 años despues de la primera expulsión de todas, la de Galindo de Perú. Otro record referido a las expulsiones es sostenido por José Batista de Uruguay que fue expulsado en el primer minuto el 13 de junio de 1986.
  • Las goleadas en los mundiales no son comúnes y uno podría pensar que las más grandes ocurrieron hace mucho tiempo. Pero no es así: el registro data de 1982 cuando Hungría venció a El Salvador 10 a 1.
  • Walter Zenga, arquero de Italia, posee el record de minutos sin recibir un gol: 517 minutos (casi 6 partidos) en el Mundial de 1990. Claudio Caniggia, de Argentina, acabó con el invicto en la semifinal que Italia perdió por penales.
  • El partido disputado entre Camerún y Rusia, ganado por los europeos por 6 a 1 no tuvo demasiada importancia en el desarrollo del Mundial 94, pero sin embargo dejó dos records para las Estadísticas: uno de ellos es el gol de Camerún convertido por el jugador de mayor edad de todos los tiempos, Roger Milla, con 42 años. El segundo record pertenece a Oleg Salenko de Rusia al ser el único jugador en anotar 5 goles en un mismo partido de un Mundial, y en menos de 60 minutos.
  • En Francia 98 se realizó la sustitución más rápida. Alejandro Nesta reemplazó a Bergomi en el partido contra Austria a los 4 minutos de juego.
  • Durante Corea-Japón 2002 los arbritrajes dieron mucho de que hablar debido a sus malos desempeños. El referí español López Nieto no quizo ser menos y batió el record de tarjetas mostradas en un partido mundialista: fueron 12 amarillas y 2 rojas en el encuentro entre Alemania y Camerún.
  • En Corea-Japón 2002 se registró el gol más rápido de la historia de los Mundiales, fue Hakan Sükür que anotó para Turquía, en el partido por el tercer puesto contra Corea, cuando sólo se cumplían 11 segundos de juego. Anteriormente el record correspondía al checo Vaclav Masek que había convertido a los 15 segundos contra México en Chile '62.



  • En Uruguay '30, el árbitro brasileño Almeido Rego terminó el partido entre Francia y Argentina 4 minutos antes del tiempo reglamentario, cuando los europeos parecían a un paso de conseguir el empate. El público invadió la cancha para protestar. Y mientras la policía montada sacaba a los intrusos, un juez de línea convenció a Rego. Para corregir el error mandó a buscar a los jugadores a los vestuarios y reanudó el partido.
  • La Copa Mundial ha tenido 5 jugadores que han jugado para dos países: José Altafini (entonces conocido como Mazzola) para Brasil en 1958 e Italia en 1962; Luis Monti, para Argentina en 1930 e Italia en 1934; Ferenc Puskas, para Hungría en 1954 y España 1962; José Santamaria para Uruguay en 1954 y España en 1962; y Robert Prosinecki para Yugoslavia en 1990 y Croacia en 1998. Las reglas se cambiaron y ningún jugador jugará para más de un país en los Mundiales.
  • En 1938, Brasil y Polonia se enfretaron bajo una lluvia torrencial. Leónidas, se cansó del barro y para quitarse peso de los pies se sacó los botines y se los tiró a su entrenador. El delantero brasileño quería seguir descalzo pero el árbitro se lo impidió. Poco después, Leónidas perdió un zapato en medio del área rival y con un pie descalzo hizo un golazo: una acción que hoy en día sería invalidada.
  • Benito Mussolini, en 1938, le mandó un telegrama al técnico italiano que decía: "Vencer o morir".
  • Era el 16 de junio de 1938 y el encuentro entre Italia y Brasil en el estadio Velodrome en Marsella llevaba una hora de juego. Italia ganaba por 1 a 0 y tenía la oportunidad de aumentar a través de un penal. El jugador encargado para las tales situaciones normalmente era Guiseppe Meazza, pero tenía un problema: el elástico de sus pantolones se había roto. Sin embargo, Meazza no se detuvo; con su mano izquierda sostuvo los pantalones, con la derecha colocó la pelota en el punto penal y no le dio ninguna oportunidad al arquero brasileño con su remate. Italia ganaría el partido y avanzaría a la final donde defendería exitosamente su título.
  • Las expulsiones no ayudaron mucho en el partido entre Brasil y Hungría en 1954. 3 jugadores fueron expulsados, aunque si fuera en la actualidad el número habría sido mucho más alto. El encuentro produjo escenas deshonrosas y se lo denominó como "La batalla de Berna". Los jugadores continuaron peleando camino a los vestuarios después del silbato final. Hungría ganó el partido 4-2.
  • El 3 de junio de 1962 la Unión Soviética estaba derrotando al equipo colombiano 4 a 1 después de una hora y parecía alcanzar la victoria. Pero Colombia empató el marcador en un intervalo de nueve minutos estando Lev Yashin - la "Araña Negra" - en el arco soviético, considerado como uno de los mejores arqueros en la historia de la Copa Mundial.
  • En los cuartos de final de Inglaterra '66, Argentina se enfrentó con el equipo local. En el primer tiempo, el árbitro alemán Kreitlen echó a Rattin inexplicablemente. Todo el equipo argentino protestó y, al salir, Rattin mostró su bronca pisando la alfombra de la reina Isabel, todo un símbolo del Imperio Británico. Argentina había sido perjudicada y terminaría perdiendo.
  • Alf Ramsey - entrenador de Inglaterra en 1966 - corrió inmediatamente dentro del campo después del silbato final del partido en que su equipo derrotara a Argentina en los cuartos de final. Pero no fue en celebración, sino para prevenir a sus jugadores para que no intercambien las camisetas con los argentinos. Ramsey dijo: "Nosotros no intercambiamos camisetas con animales!".
  • Probablemente ningún evento en la historia de la Copa Mundial ha causado tanta discusión entre los entusiastas así como en un nivel oficial, como el "gol de Wembley" conseguido por Inglaterra cuando Geoff Hurst puso el 3:2 en la Final contra Alemania. Todavía no se sabe con certeza si la pelota ingresó o no. El árbitro suizo Gottfried Dienst que tomó su decisión de convalidar el gol después de consultar a su juez de línea ruso todavía es recordado por fanáticos del fútbol en todo el mundo.
  • En México '70 los ingleses tuvieron al público siempre en contra. Y es que antes de viajar a Centroamérica anunciaron que llevarían un reserva de agua para no contagiarse ninguna peste de las aguas mexicanas.
  • ¿Podrá Escocia, por fin, clasificar a la segunda ronda de una Copa Mundial? Ellos no lo han conseguido todavía, pero en 1974 estuvieron muy cerca. Una victoria y dos empates en los partidos de su grupo no fueron suficientes y quedaron eliminados temprano. Para colmo de males Escocia fue el único equipo invicto de la competición.
  • No debe haber un hecho más insólito en la historia de los Mundiales que el que se vivió en el partido Francia - Kuwait de 1982. Con túnica y turbante, el jeque Fahid Al Ahmad Al Sabah abandonó el palco y entró al campo de juego como si tal cosa. El presidente de la Federación de Fútbol Kuwaití exigía la anulación de un gol francés. Y lo peor es que, después de interrumpir el encuentro durante varios minutos, consiguió lo que quería.
  • Ningún partido en historia de la Copa Mundial ha sido más desagradable que Alemania - Austria en España 1982. Debido al formato del torneo, sólo un 1-0 para los alemanes vastaba para que ambos se clasificaran y dejaran afuera a Argelia. Cuando Alemania abrió el marcador, ambos equipos virtualmente dejaron de jugar. Redujeron la velocidad y no se interesaron en atacar. Al día siguiente Argelia protestó a la FIFA para que ambos equipos sean inhabilitados, pero su protesta fue rechazada. A partir de 1986, los 2 últimos partidos de cada grupo son jugados a la misma hora para evitar problemas.
  • La adición de minutos al final de cada tiempo es algo normal. Pero el árbitro francés Michel Vautrot añadió 8 minutos al primer período del alargue en la semifinal entre Italia y Argentina en 1990. Luego admitió que se había olvidado del tiempo.
  • En el partido de octavos de final en EE.UU. '94 disputado entre México y Bulgaria ocurrió algo insólito: se cambió un arco a los 20 minutos del partido. Todo comenzó cuando el defensor mexicano Bernal, al evitar un gol sobre la línea, cayó dentro del arco y se enredó provocando que uno de los parantes que sostenía la red se quebrara. Mientras los mexicanos trataban de arreglar el problema colgando la red de una cámara de TV, 4 operarios ingresaron al campo de juego con un arco de repuesto. Estos demostraron una gran eficacia ya que colocaron el nuevo arco en menos de cinco minutos y el encuentro continuó con normalidad.
  • El comienzo de la final de 1930 se demoró insólitamente: los argentinos se negaban a jugar con una pelota uruguaya y exigían que se usara la de ellos. Después de quince minutos de discusiones, el arbitro belga John Lagenus decidió definir la cuestión con una moneda al aire. Los visitantes ganaron el sorteo y se usó una pelota argentina (que igual no pudo evitar la derrota argentina por 4 a 2).
  • Apenas terminó la final de Brasil '50, Jules Rimet, el presidente de la FIFA, se llevó una desagradable sorpresa. Tras la derrota de los locales frente a Uruguay, el creador de los mundiales tuvo que improvisar un confuso acto de entrega de la copa a los ganadores. Y es que los dirigentes brasileños lo habían dejado sólo: ante la inesperada caída de su equipo, se habían fugado todos del Maracaná.
  • El único rival de España en las eliminatorias para Suiza '54 fue Turquía, un equipo débil y sin historia, fácil de derrotar. Sin embargo, a los españoles se les complicó y después de tres partidos (el último jugado en Roma para desempatar) los dos equipos tenían igualdad de puntos. Aunque la diferencia de gol favorecía a los españoles, se decidió ir a un sorteo: fue Franco Gemma, un inocente "bambino" italiano, quien sacó del bolillero el nombre de Turquía y dejó a España afuera del mundial.
  • Francia - Brasil '86, el gran partido de los cuartos de final. En la cancha se juntaron dos figuras: Zico por Brasil y Platini por Francia. El 10 carioca, ya veterano y con gloria, entró en el final del segundo tiempo para hacer valer su experiencia. Pero le tocó patear un penal sobre la hora que tiró a las manos del arquero. Más tarde, después del alargue y ya en la definición por penales, el capitán francés festejó su cumpleaños desviando el suyo por arriba del travesaño. Platini se consoló con la clasificación de su equipo, pero Zico cargó con la responsabilidad de la eliminación brasileña: fue su triste despedida de los Mundiales.
  • La Historia de la Copa Jules Rimet: El trofeo original Jules Rimet tuvo una vida azarosa. Luego de permanecer escondido durante la Segunda Guerra Mundial, fue robado en Londres, cuando se exhibía antes del torneo de 1966. Fue descubierto por un perro llamado Pickles, propiedad de un celador llamado David Corbett, oculto en un jardín y devuelto a las autoridades. Ganado finalmente por Brasil en 1970 (tras conseguirla por tercera vez), fue nuevamente robado en Río de Janeiro, nunca se pudo recuperar y se creo que fue fundida y vendida como oro.



  • Mayor margen en un partido de Copa: 9 goles por: Hungría 10 - El Salvador 1 (1982), Hungría 9 - Corea del Sur 0 (1954), Yugoslavia 9 - Zaire 0 (1974).
  • Mayor acumulado: Austria 7 - Suiza 5 (1954).
  • Mayor marcador en un partido relacionado con la Copa del Mundo: Australia 31 - Samoa Americana 0, en una ronda clasificatoria para el mundial a realizares el año próximo. Sucedió el día 11 de abril de 2001.
  • Menor Asistencia: para un juego de Copa del Mundo fue de unos 300 espectadores para el encuentro entre Rumania y Perú el 14 de julio de 1930 en Montevideo.
  • Mayor asistencia: fue de 205.000 espectadores para la final entre Brasil y Uruguay el 16 de julio de 1950, en Río de Janeiro. De este cálculo, sólo 199.854 fueron oficialmente registrados y 173.830 pagaron su entrada.
  • Mayor número de goles por un jugador: en una Copa del Mundo fue logrado por el francés Just Fontaine, que anotó 13 goles en 6 partidos, en el torneo de 1958.
  • Mayor número de goles acumulados por un jugador: fue de 14 goles conseguido por Gerd Muller (Alemania) quien anotó 10 goles en 1970 y 4 en 1974. Fue igualado por el brasileno Ronaldo.
  • El gol más rápido anotado: fue anotado por Bryan Robson de Inglaterra, a los 27 segundos del juego disputado entre dicho país y Francia el 16 de junio de 1982.
  • Selección con mayor cantidad de apariciones: Brasil, participó en todas las ediciones de la Copa del Mundo.
  • Jugador con la mayor cantidad de apariciones: Antonio Carvajal (México) y Lothar Matthäus (Alemania) han sido los único jugadores en participar en cinco campeonatos mundiales. El mexicano fue el arquero de su país en 1950, 1954, 1958, 1962 y 1966. El Alemán estuvo presente en los mundiales de 1982, 1986, 1990, 1994 y 1998.
  • Jugador con más partidos disputados: Lothar Matthäus con 25 partidos entre los mundiales de 1982, 1986, 1990, 1994 y 1998.
  • Jugador más joven y más viejo en jugar un mundial: el norirlandés Norman Whiteside participó del mundial de 1982 con 17 años y 42 días y el camerunés Roger Milla participó en el mundial de 1994 con 42 años y 39 días.
  • Mayor invicto de un arquero: es de 517 minutos, impuesto por Walter Senga de Italia en 1990.
  • Mayor invicto de un equipo: Los brasileños tuvieron un invicto de 15 partidos consecutivos en Copa del Mundo entre 1958 y 1966, con 13 victorias y 2 empates. Dicha serie termino con la derrota 3-1 frente a Hungría.
  • Expulsión más rápida: fue la del Uruguayo José Batista, a los 55 segundos del comienzo del partido en el cual su selección enfrentaba a la de Escocia el 13 de junio de 1986.
  • Mayor promedio de asistencia de público en un torneo: 68.991 espectadores por partido en el mundial de 1994.